PASTEL TATIN DE TOMATE Y BERENJENAS

Según cuenta la leyenda un día en el que las hermanas Tatín se encontraban preparando una tarta para el hotel-restaurante, que regentaban a primeros del siglo XX, cuando una de ellas se dió cuenta de que había dispuesto la fruta para la tarta, pero había olvidado poner la masa en la base, por lo que pensó ponerla sobre la fruta y darle la vuelta una vez estuviera cocinada.
     Pues en esta receta hemos usado ese concepto, hacer un pastel cuya base no va en el fondo de la fuente sino sobre el relleno. 


INGREDIENTES:
  • 1 Berenjena grande
  • 3 tomates maduros
  • salsa de tomate casera*
  • 1 cuña de queso manchego
  • masa de hojaldre
  • aceite de oliva




PREPARACIÓN:
  1. Cortar la berenjena, el tomate y el queso en finas lonchas, para ello nos podemos ayudar de una mandolina o simplemente con un cuchillo bien afilado.
  2. Engrasamos una fuente para el horno con el aceite de oliva
  3. Y ahora solo queda disponer una capa de berenjena, la cubrimos con tres cucharadas de salsa de tomate, seguido ponemos las laminas de tomate y por último el queso manchego; así vamos repitiendo al menos tres veces más y terminando con el queso.
  4. Por último cubrimos la fuente con una lámina de hojaldre apretándola sobre las verduras y procurando que quede bien cerrado.
  5. Poner en el horno previamente calentado a 170º durante unos 20 minutos o hasta que el hojaldre este tostado y cocido.
  6. Para la presentación cortar las porciones y presentar con el hojaldre sobre el plato.
         Tal vez os llame la atención el hecho de que la receta no lleva ni sal ni especias, pero no las necesita, el tomate frito casero le potencia el sabor y el queso la sal. Pero esta es mi receta, siempre la podréis cambiar para hacerla vuestra.